Aceite esencial Lavanda

Floresencia

Aceite esencial Lavanda

$8.990
3

5 ml

Es considerado como el aceite más versátil. Está indicado para el cuidado diario de cualquier tipo de piel dado a su gran capacidad regeneradora. Tiene un efecto relajante, calmante y descontracturante, además de presentar grandes resultados en tratamientos cutáneos (quemaduras, acné, dermatitis). Su aroma calma y aquieta los nervios, la ansiedad y el estrés ayudando a conciliar el sueño cuando resulta difícil bajar revoluciones.

Duración: 24 meses

Información adicional : Producto con ingredientes de origen vegetal. Libre de parabenos, deivados del petróleo, aceites minerales y perfumes sintéticos. Producto chileno hecho a mano. Fabricado con plantas nativas de Chile y no testeado en animales.

Recomendaciones: En un hornillo o difusor eléctrico: Colocar 5 gotitas de aceite esencial en 100 ml de agua caliente. Almohada o pañuelo: Aplicar 1 a 2 gotas y sentir el aroma. Masajes corporales: Diluir 2 a 5 gotas de aceite esencial en 100 ml de aceite base (almendras, olvida, girasol, etc) Baño de tina: Agregar 5 a 8 gotas de aceite esencial a la tina más un puñado de sal de mar (para emulsionar el aceite y evitar que quede flotando por encima del agua) Aplicación directa: Colocar 1 gota de aceite esencial en el área de las sienes, entrecejo o parte interior de las muñecas. Inhalaciones: Se añaden de 3 a 5 gotas de aceite esencial en un recipiente pequeño (500 ml) con agua hirviendo y se respiran los vapores con un paño sobre la cabeza. Compresas: En una taza de agua caliente o fría, agregar de 3 a 5 gotas de aceite esencial. Se sumerge una gasa en el agua y se aplica en la zona afectada. Se utilizará agua caliente para dolores musculares y agua fría para torceduras, esguinces, fiebres o cefaleas.

Advertencia: Contraindicaciones específicas de este aceite esencial: No se aconseja el uso del aceite esencial de lavanda en personas alérgicas a cualquier tipo de aceite esencial. Precauciones al utilizar aceites esenciales: Mantener alejado de la luz solar directa y altas temperaturas. Los aceites esenciales son muy volátiles, por lo que se recomienda una vez abierto el envase sellar con una tapa hermética el producto, para evitar su pérdida por evaporación. Estos aceites esenciales no deben ser ingeridos. A pesar que pueden tener buenos usos para infecciones de gargantas, se recomienda no ingerir sin supervisión médica, ya que los aceites son 100% puros y pueden producir toxicidad en concentraciones muy elevadas y sin supervisión.